Prueba perfecta

Permite utilizar pruebas virtuales para satisfacer las especificaciones de diseño acelerando los esfuerzos de desarrollo de embalaje

Cuando el diseño de un producto de consumo envasado fallaba, los ingenieros adoptaban un enfoque de “ensayo y error” para identificar el defecto del diseño, con lo que a menudo los costes incrementaban y se retrasaba el lanzamiento al mercado.

Prueba perfecta utiliza las simulaciones para determinar el comportamiento de un nuevo diseño de packaging en todas las fases de su ciclo de vida. Esto abarata los costes, mejora la sostenibilidad y agiliza la comercialización. Los diseños se pueden optimizar mucho más rápido que con las pruebas físicas.

Prueba perfecta reúne la simulación y optimización complejas en modelos de «caja negra», para que los procesos de simulación queden al alcance de usuarios expertos en ámbitos que no son la simulación. Estos usuarios pueden simular fácilmente los efectos que tendrían en el packaging distintas situaciones, como el apilado, aplastamiento, caídas y derrames para probar los diseños.

Con Prueba perfecta podrá crear un packaging sostenible, que sea atractivo para consumidor y, al mismo tiempo, amable con el medioambiente. Los ingenieros de packaging pueden buscar la forma de reducir la cantidad de material empleado y, en consecuencia, de crear menos residuos. Del mismo modo, los ingenieros de fabricación pueden analizar un packaging para asegurarse de que se puede realizar, embalar y transportar de forma eficiente y ligera para reducir los costes de transporte y la emisión de dióxido de carbono.

Prueba perfecta

Permite utilizar pruebas virtuales para satisfacer las especificaciones de diseño acelerando los esfuerzos de desarrollo de embalaje