Conformidad con normativas medioambientales

Cómo convertir la conformidad normativa en una ventaja competitiva

La evolución de las normas internacionales en materia de calidad, sanidad y medioambiente hace necesario que los innovadores tecnológicos deban adaptar y ampliar continuamente sus buenas prácticas para el cumplimiento normativo. El cumplimiento de la normativa internacional como puedan ser la directiva RoHS (Restricción de ciertas Sustancias Peligrosas), la directiva WEEE (residuos de aparatos eléctricos & y electrónicos), REACH (sistema de Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas) o la norma ISO 26262, entraña riesgos significativos y costes generales adicionales para las empresas de alta tecnología.

La solución Conformidad con normativas medioambientales permite a las empresas de alta tecnología incluir la elaboración de planes de cumplimiento en el proceso de desarrollo del producto. Permite acceder y analizar los datos del material y la información sobre normativas durante el ciclo de vida de un producto, desde su ideación hasta su eliminación, y automatiza igualmente los procesos relativos a las disposiciones reglamentarias. Como consecuencia, las empresas de alta tecnología pueden cumplir fácilmente con las normas de varios mercados y reducir todos los riesgos relacionados con las sanciones, los retrasos en la fecha de lanzamiento, las retiradas de producto, la insatisfacción del cliente o el deterioro de la imagen pública.